• Julian del Real

Hustle

Debo confesar desde un principio que lo que leerán a continuación será desde un punto de vista totalmente subjetivo, pues debo confesar también, que me declaro un fanático y admirador absoluto de Adam Sandler y su carrera cinematográfica, casi en su totalidad.

Desde muy pequeño, y como buen niño nacido en la década de los noventa, crecí viendo la mayoría de los clásicos del cine con que nos deleitaba este destacado actor. Por mucho tiempo mis largometrajes favoritos fueron muchos de los emblemáticos films de la primera era de este comediante: Billy Madison, Happy Gilmore, The Waterboy, Little Nicky, Big Daddy, y un extenso y variado etcétera. Podía verlas una y otra vez (y aun puedo a veces).


Adam Sandler en "Little Nicky" comedia estadounidense estrenada el año 2000


Si bien eran comedias absolutamente absurdas y brutalmente exageradas, de alguna forma, era un tipo de humor que a esa edad me gustaba y me acomodaba excesivamente. Decir también que Sandler nos ha decepcionado con verdaderos fracasos y bodrios absolutos durante su larga trayectoria como: Jack and Jill, I Now Pronounce You Chuck and Larry, Grown Ups y la voz que prestó para el delirante fiasco que fue Pauly Shore is Dead.

Pero más allá de todo lo anterior mencionado, es innegable su profesionalismo y lo prolífico de su extensa carrera. Y es que desde hace algún tiempo, y sumado la asociación de su productora Happy Madison con Netflix en el año 2014, Sandler ha demostrado un crecimiento y madurez exorbitantes, tanto en su forma de actuar e interpretar personajes, como en la elaboración de sus guiones y una producción hacia comedias más dramáticas y complejas. (Funny People, The Meyerowitz Stories, Uncut Gems, por mencionar algunas)

En “Hustle”, el actor nos presenta a Stanley Sugerman, un cazatalentos y reclutador de la NBA que trabaja para los Philadelphia 76ers recorriendo el mundo en búsqueda de nuevas, emergentes y jóvenes figuras de este deporte. Es en este periplo donde la vida lo lleva a conocer a Bo Cruz (Interpretado por Juancho Hernangómez, jugador profesional de los Utah Jazz), un prometedor y sensible deportista, traído directamente desde las calles y canchas de alguna humilde población popular en España. Una historia de superación y liderazgo. De relaciones paternales y profesionales. Una narración llena de esfuerzo, garra, anécdotas deportivas y sobre todo, mucho “dramedy”, que a ratos nos recuerda y evoca a grandes clásicos de este subgénero como lo son: Rocky, Million Dollar Baby y The Blind Side, entre tantas otras por supuesto.

Plagada también de actuaciones de jugadores, entrenadores, y personajes icónicos reales de la NBA y su extenso universo, quienes se interpretan a ellos mismos, esta bella y emotiva película nos hace, a ratos, olvidar fallidos experimentos, como lo fue por ejemplo, Space Jam II, protagonizada por el excepcional deportista LeBron James, quien como dato curioso, es el productor e inversionista mayoritario de la película “Hustle”, a través de su empresa estandarte de video producción, SpringHill Company.




Con grandes actuaciones y un genuino e impecable elenco (Queen Latifah, Robert Duval, Ben Foster, entre otros), este film se ha convertido en pocos días en la tercera mejor película catalogada de Sandler en la historia según el sitio Rotten Tomatoes y una de las que más elogios y buenas críticas le ha brindado al destacado actor en toda su filmografía. Sin duda alguna, algo a lo que hay que prestarle atención.




10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo